¿QUÉ ES SER ASEXUAL? UNA ORIENTACIÓN SEXUAL ‘INVISIBLE’

Todo sobre la asexualidad y que es ser asexual

Hace poco hablamos de la demisexualidad, una orientación muy poco conocida. Por eso, hoy queremos hacer referencia a una orientación que se suele invisibilizar en la sociedad. Así es, ¡la asexualidad!

¿Qué es la asexualidad?

La asexualidad es una orientación sexual, al igual que la homosexualidad, la bisexualidad y la heterosexualidad, entre tantas otras. Es tanto una identidad como un espectro. A las personas asexuales se las conoce a veces como as o ases para abreviar.

La mayoría de asexuales tienen poco interés en mantener relaciones sexuales. Sin embargo,  pueden experimentar una atracción romántica.

No nos equivoquemos, las personas asexuales tienen las mismas necesidades emocionales que todos los demás. Y  sí,  pueden sentirse atraídas por el mismo sexo o por otros sexos.

Cada persona asexual tiene experiencias distintas, que puede incluir:

  • enamorarse
  • experimentar la excitación
  • tener orgasmos
  • masturbarse
  • casarse
  • tener hijos

¿Cómo saber si eres asexual?

La asexualidad es una orientación sexual. Normalmente, una persona asexual tiene poco o ningún interés en el contacto sexual con otras personas. Sin embargo, puede tener actividad sexual sola o con una pareja.

Ser asexual no es sinónimo de elegir no tener relaciones sexuales o perder el interés por el sexo

Asexualidad, celibato y abstinencia

La asexualidad no es lo mismo que la abstinencia o el celibato. Si alguien es célibe o se abstiene de tener relaciones sexuales, significa que ha tomado una decisión consciente de no participar en la actividad sexual a pesar de experimentar atracción sexual.

También es importante señalar que la asexualidad no es lo mismo que el trastorno de deseo sexual hipoactivo o el trastorno de aversión sexual. Estas son condiciones médicas relacionadas con la ansiedad y contacto sexual. La presión social puede hacer que las personas asexuales sientan ansiedad por el sexo, pero eso es diferente.

La asexualidad no es:

  • abstinencia por motivos religiosos
  • represión, aversión o disfunción sexual
  • un miedo a la intimidad
  • pérdida de la libido debido a la edad, la enfermedad u otras circunstancias

Mitos sobre la asexualidad

Como hemos dicho, la asexualidad no significa celibato. Las personas que practican el celibato se abstienen de mantener relaciones sexuales, pero no necesariamente porque no se sientan atraídas sexualmente por otras personas. Recuerda, la asexualidad, en cambio, es una orientación y no una elección.

¡Algunas personas asexuales tienen realmente relaciones sexuales! Hay muchas razones por las que pueden decidirlo, pero dos de ellas son para complacer a su pareja o para tener hijos.

Muchas personas asexuales tienen sentimientos románticos por otras personas, tienen citas y mantienen relaciones románticas a corto y largo plazo. Por lo general, no tienen aversión al sexo o a las representaciones sexuales, simplemente no sienten atracción sexual. 

Una persona no se vuelve asexual porque haya sido rechazada sexualmente. Este es un mito dañino y persistente. Algunas personas se dan cuenta de que son asexuales después de una o más experiencias sexuales. Otras lo saben desde una edad temprana. 

La asexualidad no es un trastorno mental, y las personas no se vuelven asexuales porque hayan sufrido abusos sexuales. Como cualquier otra persona, la orientación asexual no está determinada exclusivamente por la historia de una persona. Aunque estos factores pueden configurar parte de la identidad de una persona, la sexualidad no es una elección.

Cómo ayudar a tu entorno a entender la asexualidad

Aunque no es necesario que te presentes ante tus seres queridos (ni ante nadie) como asexual, a algunas personas asexuales les resulta útil o catártico. 

Puedes explicar tu asexualidad de una manera detallada que describa tu orientación única o ceñirte a la idea general de la no atracción sexual. 

Siempre depende de ti decidir a quién revelar tu asexualidad, pero nunca está bien revelar a otra persona, ni siquiera a tu pareja. Si tu pareja prefiere mantener esta parte de su vida en privado, ¡respeta su decisión!

En muchos casos, es poco probable que la asexualidad salga a relucir en una conversación, pero puede ser útil decidir cómo responderías si un ser querido te preguntara sobre tu orientación 😉.

CATEGORÍAS

POSTS RECIENTES

ETIQUETAS

POSTS RECIENTES

Newsletters

SUSCRÍBETE PARA LAS ÚLTIMAS
NOVEDADES DE ROLL AND FEEL

MANTENTE AL DÍA DE NUESTRAS HISTORIAS